América del Norte,  Diarios de Viajes,  Estados Unidos

Aniversario en Estados Unidos

Desde que era muy pequeña quise viajar. Siempre me llamaron mucho la atención los libros de aventuras. Aquellos donde los protagonistas tenían que viajar a tierras lejanas y desconocidas. En los que antes de llegar a destino vivían miles de aventuras y descubrían personas y lugares maravillosos. Quería que mi vida así fuera. Siempre me identifiqué más con los exploradores aventureros que con las damas del hogar que se emocionan al ir de compras.

Así fue como de a poco empecé a viajar, primero con mi madre y después con amigos. Comencé con el típico viaje a la costa y luego a destinos más lejanos como el Sudeste de Asia.

Pero hasta ese entonces nunca había hecho un viaje largo. De esos que los europeos que fui conociendo en el camino hacían. Muchos suelen tomarse entre 6 meses y un año para recorrer el mundo y ese empezó a ser mi sueño también.

Viniendo de Argentina, país con tantas idas y vueltas, pensar en hacer algo así, es más que complicado. Pero bueno, por ahí leí que si de verdad deseas algo, el Universo conspira para que puedas realizar tu sueño. Y así fue como llegué a hoy, que se cumple un año que estoy viajando por Estados Unidos.

Si bien este nunca fue mi destino ideal, debo reconocer que me sorprendió muy gratamente. Creo que siempre fui de ser bastante prejuiciosa y lo consideraba como un país extremadamente materialista. Algo que tal vez muchos compartirán, sobre todo porque es eso lo que venden sus series y películas. Por supuesto que hay mucho de eso. Pero también tiene mucho de naturaleza, de lugares protegidos para que la mano del hombre no los destruya.

Mi viaje comenzó por la Costa Oeste. De este sitio conocía, de nombre solamente, sus principales ciudades: San Francisco, Las Vegas, Hollywood y el famoso Cañón del Colorado. Mis primeros días transcurrieron en una hermosa cabaña en medio del bosque en lugar de ensueño y muy poco explorado. Luego vinieron las grandes ciudades, San Francisco me fascinó con sus hermosas vistas y su transgresora vibración. Hollywood me decepcionó un poco, esperaba más glamour. Pero lo que más me impactó y maravilló fueron sus increíbles Parques. Aquellos milenarios y gigantescos arboles, que parar abrazarlos a algunos de ellos se necesitan de 10 personas con sus brazos estirados. Algunas de sus gigantes moles de granito que los escaladores profesionales buscan desafiar. Cruzarme con venados, ardillas e inclusos osos, mientras los recorría.

Pude conocer también la parte más cultural del país, en sus grandes ciudades como Nueva York y Boston. Llegué más al norte y ahí descubrí el encanto de ciudades que parecen más europeas que americanas como Quebec City y Montreal.

Atravesé desiertos, recorrí cañones, fui bordeando acantilados, descubrí ciudades milenarias.  Disfruté de las montañas en verano e invierno. En algunas escalé, en otras esquié. También fui voluntaria en una biblioteca para ocupar mis horas y brindar ayuda. Sin dudas este viaje ha sido y sigue siendo maravilloso. Como verán Estados Unidos es un país gigante con mucho para ver y recorrer. Aún queda mucho por descubrir y disfrutar.

Claro que extraño a mi familia, mis amigos y mascotas. Esa es la parte más difícil de estar lejos del hogar. Por suerte gracias a la tecnología, se hace cada vez más fácil sentirse cerca de nuestro seres queridos.

En este tiempo por supuesto que surgieron algunas preocupaciones. Soy de naturaleza inquieta y me cuesta estar sin hacer nada, es decir sin trabajar.  Además el dinero comienza a escasear y se hace difícil estar sin poder generar ingresos. Pero a veces sólo hay que tener paciencia y disfrutar el momento mientras se pueda. Algunas cosas sólo suceden una vez en la vida.

Este viaje también me permitió reconectarme conmigo mismo y con cosas que me gustan hacer y que por uno u otro motivo nunca me animaba a concretar. Como escribir estas líneas por ejemplo.

Si bien he trabajado duro siempre para ganarme las cosas, se que también he tenido mucha suerte. Por eso es que quiero agradecerle a la vida y a mi ahora bello esposo por darme la oportunidad de vivir esta increíble y única experiencia!

También te puede interesar:

Imperdibles de la Costa Oeste

San Francisco en 4 días

A %d blogueros les gusta esto: