América del Norte,  Costa Oeste,  Estados Unidos,  Guías de Viaje

Imperdibles de la Costa Oeste

Para quienes aman viajar y les gusta el país del Tío Sam, visitar la Costa Oeste, es uno de los destinos por excelencia.

Antes de mi viaje, no sabía mucho de este lugar, sí que estaba Hollywood, San Francisco y el Gran Cañón del Colorado. No muchos más y sin idea de las maravillas de la naturaleza que me podía encontrar por aquí. Era de esas personas que piensan que todo en el país del Norte estaba relacionado a un capitalismo puro. El tiempo por aquí me demostró lo erróneas que eran esas impresiones. Descubrí lugares increíbles donde uno se siente más cerca de la madre y tierra y en paz.

Algunos de los lugares por los que pasé y los que más me gustaron fueron estos:

Hollywood

No se puede pensar la Costa Oeste sin pensar en esta ciudad de películas y estrellas. El cartel de Hollywood de letras blancas asomando en sus colinas es uno de los destinos favoritos de miles de turistas cada año. Llegar cerca de él para la famosa foto es más difícil de lo que se piensa (debajo tienen una guía para encontrarlo). En Hollywood Boulevard, podrán encontrar la famosa vereda llena de estrellas y el lugar de entrega de los Oscars, el Dolby Theater. Pegado está el Teatro Chino, con una enorme puerta custodiada por dragones. Por supuesto que podrán recorrer varios de los estudios cinematográficos. Yo me decidí por Warner Bros, uno de los que me pareció más auténticos y donde pude sentarme en el sillón de unas de mis series favoritas: Friends.

San Francisco

Una de mis ciudades favoritas. Desde sus colinas se puede disfrutar de una hermosa vista de la Bahía de San Francisco y la tan famosa prisión de Alcatraz. Fisherman’s Wharf, es la zona portuaria donde podrán disfrutar de varias atracciones, restos y tomar el famoso tranvía Powell & Hyde. El muelle 39 es uno de los más lindos con sus lobos marinos tostándose al sol. Su arquitectura es una mezcla de lo antiguo, como las Damas pintadas contrastando con las modernas torres de la zona financiera. Uno de sus imperdibles es la Lombard Street, la calle con más curvas en el mundo. Cada uno de sus barrios tiene su encanto particular, como Castro, Haight Ashbury con sus hermosos murales de impronta hippie. Y claro que no se puede dejar afuera al puente Golden Gate, insignia de la ciudad.

Valle de Napa

En esta zona se elaboran algunos de los mejores vinos del mundo. El Silverado Trail, es su ruta más famosa y va bordeando hermosos viñedos. Se pueden disfrutar degustaciones por precios bastantes razonables en la mayoría de sus viñedos. Algunas requieren reserva, en otras se ingresa y se abona en el lugar. La bodega que más me gusto fue Castello di Amorosa, un castillo medieval de la Toscana en pleno Estados Unidos. Este lugar queda a unas dos horas de San Francisco en auto. Desde la ciudad salen excursiones hasta aquí.

Venice Beach

Esta playa tiene mucha vibra artística, que se refleja en sus enormes murales que le dan color a la ciudad y la playa. Muchos artistas callejeros vendiendo pinturas, poemas o música por unos pocos dólares, forman parte de este bohemio paisaje. También por sus calles, sobre todo al atardecer se ve mucha gente entrenando, que sale a correr y andar en bici. Otros tal vez menos deportistas, recorren el lugar en segways que se pueden alquilar por pocos dólares en cada esquina.

Naturaleza

Como les decía al principio lo que más impacto de este lugar es su belleza natural. Además de estas ciudades, tuve la suerte de conocer varios Parques Nacionales. En los senderos uno va rodeado y acompañado de la naturaleza que muchas veces se cruza por nuestro camino. Podemos encontrarnos con tímidos venados, ardillas y muchos otros animales en su habitad natural.

También hay de la otra belleza, más seca, más árida, pero no por eso menos increíble. Hay bellísimos y temerarios desiertos y enormes e impresionantes cañones que cortan la respiración.

Creo que no importa cuál sea nuestro gusto, seguro encontraremos un lugar que nos encantará en esta parte del país.

Sequoia National Park

Este parque nacional es famoso por sus milenarios y gigantescos árboles. El General Sherman, porque acá los arboles tienen nombre, es el ser viviente con más masa del planeta. A su lado se sentirán como una hormiga casi. Además tiene unas vistas con árboles con bellísimas hojas de colores, que los dejarán en un estado de paz total.

Yosemite National Park

Uno de mis Parques favoritos hasta ahora.  Aquí probablemente puedan encontrarse con osos y con alguna mamá osa alimentando a sus cachorros. Es fácil de saber cuando hay alguno en el camino, ya que verán autos estacionados y gente con sus cámaras listas para disparar. Encontrarán también maravillosas cascadas acompañadas de eternos arco iris. En los senderos en subida es muy probable que vayan custodiados de pájaros sobrevolando sus cabezas. Una de las montañas más famosa es El Capitán, lugar que sólo experimentados escaladores intentarán desafiar.

Big Sur

La ruta estatal Nro. 1, es una de las más lindas de Estados Unidos. Bordea el Oceáno Pacífico y en sus acantilados verán enormes olas desafiándolos. Por aquí también hay varios campings donde se podrán quedar a dormir en carpa o en alguna de sus cabañas. En el camino pasarán por pequeñísimos pueblitos de tan sólo un par de negocios y tal vez algún hotel. El atardecer es un espectáculo aparte, con el sonido lejano de los lobos marinos cantándole una serenata al sol.

El Valle de la Muerte

Su nombre asusta tanto como atrae. Este sitio es uno de los más calurosos del planeta, con temperaturas de casi 60 grados centígrados. Pese a esto, los carteles en la ruta aconsejan no prender el aire acondicionado para evitar recalentar el motor. Según dicen este es uno de los lugares más parecidos al planeta Marte dentro de la Tierra, con sus tonalidades de marrones y muy poca vegetación. Además hay una enorme salina, Badwater Basin, que sólo se puede visitar bien temprano a la mañana o al atardecer si no quieren arder. Si tienen mucha suerte tal vez vean algún coyote buscando reparo a la sombra de algún arbusto perdido.

Cañón del Colorado

El más famoso de los cañones, donde se filmó una de las películas más recordadas: Thelma & Louise. Su extensión es de más de 400 kilómetros. Su nombre nos puede confundir, ya que se encuentra en el Estado de Arizona y no en Colorado. El Río Colorado que lo atraviesa, es de quien tomo su nombre y es el responsable de cavar sus cañones por millones de años. Es realmente un lugar que los dejará boquiabiertos. Se puede disfrutar caminando, en helicóptero o avioneta.

Cañón del Antílope

Este cañón es más pequeño, pero no menos impresionante. Para llegar a él debemos entrar en la Madre Tierra, literalmente. Algo que le da una magia única. El cañón esta en la profundidad del desierto y se llega a él a través de unas escaleras bastantes empinadas. Sólo se puede llegar con guías, en su mayoría descendientes de los Indios Navajos, sus antiguos habitantes. Sus colores rojizos moldeados por el viento y el agua, son realmente impactantes.

 

Seguramente que hay muchos más lugares para recorrer y conocer, ya que la Costa Oeste es enorme. Elegí estos sitios que fueron los que más me gustaron.

Para visitar los Parques les recomiendo en general que dispongan de dos días, ya que sus extensiones son muy grandes y en ese tiempo podrán ver gran parte de ellos o al menos lo más importante.

En las ciudades quizá necesiten unos 3 o 4 días, ya que van a tener muchas actividades y lugares emblemáticos que disfrutar.

Debajo pueden leer más sobre cada uno de los lugares antes mencionados.

 

También te puede interesar

Venice Beach

Hollywood, no todo lo que brilla es oro

¿Cómo llegar al cartel de Hollywood?

Parque Nacional Yosemite

Parque Nacional de las Secuoyas

San Francisco

Valle de Napa

Big Sur

Valle de la Muerte

El Gran Cañón del Colorado

 

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: